Agilidad de aprendizaje: ¿por dónde empezamos?

Hablar de agilidad de aprendizaje es considerar la manera en la que el aprendizaje ocurre no sólo en relación a la celeridad y la disposición de quien aprende (voluntad), sino también de la consideración de otros factores que hacen al contexto e impactan directamente en la experiencia. Este tipo de aprendizaje sin duda se adapta al mindset digital en el que, quien aprende, está en el centro y por qué no co-creando su experiencia de aprendizaje.
Cuando hablamos de agilidad, seguramente lo primero que se nos ocurre son los marcos o metodologías que conocemos y esa idea puede ser una buena aliada a la hora de idear su implementación. Lo importante, más allá del frame o marco específico, es encausarnos en el propósito de aprendizaje no sólo para quien define el arquetipo de potencial, sino para quien forma parte de la odisea de aprender: ¿para qué quiere adquirir ese contenido?. Mas allá de que la organización vea como valioso determinado recorrido de aprendizaje, la mirada de quien aprende será crucial para el éxito y su compromiso en el proceso. En este sentido, ¿cuán preparadas están nuestras organizaciones para facilitar procesos de transformación persona-centro?
Sin duda el mundo en el que vivimos nos pide de manera constante la adquisición de nuevas habilidades. No sabemos cómo serán los trabajos del futuro –¡que ya llegó!-, pero sí sabemos que necesitaremos aprender y adaptarnos a lo que oportunamente se nos demande. En esta línea, las organizaciones esperan la adquisición de ciertos conocimientos de manera rápida y efectiva pero la clave es colaborar con un entorno que lo facilite y promueva.
El participante en el centro: ¿qué lo motiva?, ¿está alineado al propósito de la organización?, ¿cómo le gusta aprender?.
La importancia del error: ¿qué permisos reales hay de equivocarse en mi cultura?, ¿se valora el error como parte de la mejora de un prototipo o idea inicial?, ¿es posible que el juego (gamificación) sea una instancia habilitadora de entornos cuidados de aprendizaje?.
La generación de comunidades de aprendizaje: ¿habilitamos que el contenido se construya entre los participantes de la experiencia?, ¿generamos instancias de discusión e interacción entre ellos?, ¿buscamos una mirada crítica integradora de todas las voces?
La agilidad de aprendizaje es iterativa en sí misma, es perfectible y construida en conjunto dado que el propósito es compartido pero el participante, dueño de su propio trayecto formativo, es el eje primordial, fundamentalmente, debido a su compromiso.
Afortunadamente, existen herramientas y plataformas que pueden colaborar con el diseño de la ruta de aprendizaje y la concepción del usuario en el centro. La mirada ágil sobre el aprendizaje se centra en la persona que aprende, considera sus intereses, el impacto real en su actividad y esto no puede más que llevar al éxito de cualquier entrenamiento, plataforma y diseño de aprendizaje posible.
Si querés saber más sobre cómo podemos colaborar en la implementación del mindset digital y la agilidad de aprendizaje en tu organización a través de tu plataforma LMS, no dejes de escribirnos a cilte@e-abclearning.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba