Cómo cuidar y optimizar el lenguaje no verbal en el aprendizaje virtual

Dentro del aula, la interacción entre docente y alumno es primordial. El uso de la palabra no es la única herramienta para comunicarnos, también se ponen en juego otros tipos de lenguaje no verbales que son fundamentales para los procesos de aprendizaje, el intercambio de información, percepciones y conductas.
Ahora bien, en los últimos años la educación ha tenido que adaptarse a distintas modalidades virtuales (E-learning), que traen otros aspectos a tener en cuenta. Se nos presentan nuevos obstáculos importantes como el encuadre frente a la cara, el correcto uso del micrófono, una buena conexión a internet y aprender a utilizar la plataforma que nos facilita nuestras clases.
Aquí te dejamos puntos importantes para optimizar tus E-learning:

POSTURA: El modo en que nos presentamos dice mucho de nosotros, tener el cuerpo recto y ligeramente hacia adelante nos habla de una predisposición a recibir amistosamente el intercambio al que nos proponemos. Imponer autoridad y respeto en el aula no significa estar firme y rígido. Es importante tener en cuenta el lenguaje no verbal para generar una imagen positiva, pues la primera impresión que generamos en el otro es a veces, lo que nos predispone para el resto de la jornada educativa.

LA MIRADA: Mirar a cámara durante la clase funciona como el contacto visual presencial, transmite interés a nuestro interlocutor, por lo cual es importante tener la cara despejada y visible, y estar posicionado de forma que nuestra mirada quede hacia la cámara del dispositivo y no hacia otro lado como si estuviera perdida.

TONO DE VOZ: Es importante aprender el manejo de la voz, ya que el ritmo, el tono y el timbre nos ayudan a captar el interés y a transmitir mejor la información. Un tono calmado refleja que el interlocutor sabe de lo que habla, aunque es importante no recaer en ese único tono para no generar desinterés o aburrimiento en el otro. Hacer pausas ayuda a ordenar el contenido y la atención de quienes nos escuchan, así como subir ligeramente el tono para causar mayor atención. Nunca es recomendable elevar demasiado el tono de voz, pues resulta ofensivo. Para evitarlo, siempre es mejor utilizar un micrófono y/o auriculares durante la clase.

LOS GESTOS: Sonreír siempre transmite cercanía, una imagen positiva que nos predispone de mejor manera para comunicarnos. Evita una sonrisa forzada y expresiones negativas como puede ser el bostezo. Procura estar cómodamente ubicado en tu silla, con la espalda recta y de modo que no quedes posicionado ni muy lejos, ni muy cerca de tu cámara. Evita cruzar los brazos o gesticular demasiado para no tapar tu rostro, ya que esto demuestra inseguridad. Es importante mostrarse dinámico y activo, pero sin exagerar.

IMAGEN: Tener en cuenta la indumentaria antes de cada clase, ya que nuestras elecciones tanto las combinaciones que elegimos, como los colores y las texturas de la ropa dicen mucho de nosotros. Se recomienda tener en cuenta la imagen que queremos transmitir, pero también la comodidad que nos permita pasar varias horas sentados.

¡Te invitamos a que pongas en práctica estos consejos en tu próxima clase virtual!

Lic. Victoria Hernando

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba