El valor de los datos en la educación

El proceso de transformación digital en el que estamos inmersos hace algunos años y su aceleración a partir del surgimiento de la pandemia, nos hizo conscientes del inmenso valor que tiene para las empresas la gran cantidad de datos que generamos en Internet y a través de diversas herramientas de gestión informática.

Hoy es natural ver en los buscadores información relacionada con lo que acabamos de escribir o publicar online, o cuando las diversas aplicaciones y plataformas nos recomiendan películas, música o productos, como si nos conocieran o supieran que estamos pensando .

Sin embargo: ¿Escuchaste hablar sobre el valor de los datos en la educación? ¿Cuántas veces has oído hablar de “analítica del aprendizaje”? ¿Cuántos, de quienes trabajamos en educación, nos preguntamos sobre la información que generamos al enseñar y del uso que se hace de ella?

Quizás muchos se sorprendan de la gran cantidad de datos que se van guardando mientras utilizamos una plataforma con fines educativos (muchas veces ¡sin que nos demos cuenta!). . Pensemos en lo que pasaría si lo supiéramos:
¿Generaríamos más datos?
¿Utilizaríamos la plataforma de una manera diferente a como lo estamos haciendo?
¿Seríamos selectivos a la hora de diseñar nuestras clases?

No me voy a extender en esto, sino contarles y compartir con ustedes el mundo de posibilidades que ofrecen los datos en el ámbito educativo y la importancia de ser plenamente conscientes de la información que generamos en los procesos de enseñanza y aprendizaje, y el valor que tiene para la educación.

Cuando escuchen hablar sobre esta temática, seguramente aparezca el concepto de analítica del aprendizaje o Learning Analytics (en inglés), que hace referencia a la recolección, medición, análisis y presentación de datos de plataformas educativas, con el objetivo de entender y mejorar el aprendizaje y el contexto en el cual tiene lugar.
Quizás lleguen a pensar que se trata de un concepto reciente, pero en realidad, su definición actual más utilizada (en el idioma inglés), fue elaborada en una conferencia en el año 2011, ¡hace 10 años!

¿Qué podemos hacer con los datos que genera un proceso educativo?

Inicialmente es necesario aclarar que lo que podamos hacer depende de las plataformas y tecnologías con las que trabajemos y del acceso que tengamos a los datos.

Aclarado este punto y entre la amplia gama de datos que suministra una solución tecnológica, podríamos conocer la interacción de los estudiantes durante el curso, analizando mensajería, wikis y foros.

En particular, podríamos saber cuántos alumnos participaron en los foros, quienes compartieron opiniones con sus compañeros y quiénes sólo se comunicaron con el profesor o cuáles fueron los temas o conceptos sobre los que más se ha discutido, etc.

Con respecto a las actividades, quiénes las resolvieron sin dificultades, quiénes todavía no las entregaron, quién necesita ayuda con determinado ejercicio, cuáles resultaron más complicadas.

También podríamos conocer, qué estudiantes tienen dificultades para acceder a la plataforma o para comunicarse con sus compañeros, cuáles son aquellos estudiantes que no nos siguen el ritmo.

La gran mayoría de esta información se obtiene en tiempo real, permitiéndonos , quizás ,evitar el abandono escolar y poner foco en las actividades o estudiantes que más lo necesitan.

Las posibilidades son infinitas y a la vez fascinantes, ya que nos ayudan a conocer a los alumnos, sus necesidades, fortalezas y debilidades. y comprender el impacto de nuestro trabajo, permitiéndonos mejorar cada día.

Aunque todavía existen distintos desafíos a superar, como cuestiones de seguridad de la información, ética profesional, sesgos y complicaciones en la generalización en la implementación de tecnologías; los beneficios que brindan los datos a la educación son exponenciales y estoy segura de que también nosotros -y no solamente las empresas-, podemos obtener un inmenso valor de ellos.

Si querés saber más sobre cómo podemos colaborar , no dejes de escribirnos a cilte@e-abclearning.com

Milka Ivanoff

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba